By Mario Bellatin

Tras los calidos elogios y los angeles buena acogida del publico cuando Salon de belleza aparecio en Tusquets Editores Mexico, en marzo de 1999, y con los derechos de traduccion vendidos a Francia y Alemania, nos parece mas que justificado darla a conocer tambien en Espana y el resto de Hispanoamerica. Bellatin es autor de cinco novelas cortas, Mujeres de sal (1986), Canon perpetuo (1993), Efecto invernadero (1996), Damas chinas (1998) y Poeta ciego, tambien publicada por Tusquets Mexico en 1998, que no por breves han incidido menos en el prometedor landscape de l. a. literatura mexicana. Hoy goza de un prestigio que, con gran ironia y mucha naturalidad, el protege tras un vago halo de misterio. Una peste extrana fulmina paulatinamente a los habitantes de una gran ciudad. Rechazados por sus semejantes, algunos enfermos no tienen siquiera un lugar donde terminar sus dias. Un peluquero, que hasta entonces ha regentado con grandes esfuerzos un celebre salon de belleza, come to a decision dar refugio a los moribundos. Aficionado a los peces exoticos que en sus acuarios decoran el salon, el peluquero acaba convirtiendo su salon en un moridero medieval. ¿Que mal diezma a los huespedes del improvisado enfermero, carente al parecer de motivos filantropicos? Con el tiempo ya solo los peces multicolores seran testigos indiferentes de su dedicacion, cercana a l. a. santidad verdadera, sin paliativos naturales ni consuelos piadosos. Mientras le acecha l. a. soledad, el protagonista ofrece un definitivo canto a l. a. vida. Sin conmiseracion, sin moraleja.

Show description

Read or Download Salón de Belleza PDF

Best literatura y ficcion books

El caballero de Olmedo (Spanish Edition)

El caballero de Olmedo by means of Lope de Vega

Cantos de vida y esperanza Songs of life and hope (Coleccion Clasicos De La Literatura Latinoamericana Carrascalejo De La Jara) (Spanish Edition)

Cantos de vida y esperanzaCantos de vida y esperanza es una de las cumbres de los angeles poesía del siglo XX y el libro que contiene muchos de los poemas más admirados, leídos y estudiados del nicaragüense Rubén Darío. Publicado en 1905, escrito entre París y Madrid, su variada temática nunca olvida los grandes temas: el amor, el tiempo y los angeles muerte.

Cartas, documentos y escrituras de Pedro Calderón de la Barca

Por primera vez desde los angeles muerte de Calderón de l. a. Barca, sale a l. a. luz una lista cronológica de 589 cartas, documentos y escrituras referentes al Fénix de los ingenios y lucero mayor de l. a. poesía española y sus familiares. Con el propósito de poner en orden el fabric archivístico, l. a. obra contiene índices de lugares y nombres para una mejor localización de los documentos.

Extra info for Salón de Belleza

Sample text

Intensos y sostenidos. En el Moridero he tenido huéspedes que han soportado ese proceso hasta por un año. Y durante todo ese periodo los dolores se han mantenido invariables. Y el enfermo sabe que no tiene remedio. Yo me encargo de que no abriguen falsas esperanzas. Cuando creen que se van a recuperar, tengo que hacerles entender que la enfermedad es igual para todos. Que tanto aquellos que no pueden más con los dolores de cabeza o con las llagas que les supuran por todo el cuerpo, tienen un proceso similar al de los que sufren largas y al parecer interminables diarreas.

De haber muerto antes, mi enfermedad tal vez hubiera sido más dulce. Con mis compañeros al pie de la cama. Pero ahora las cosas son diferentes. Tengo que vérmelas yo solo. Tengo que sufrir la decadencia sin pronunciar una queja y rodeado de caras que veo por primera vez. Hay noches en que tengo miedo. Temo lo que sentiré cuando la enfermedad se desarrolle de verdad. Aunque haya visto morir a innumerables huéspedes. Aunque desde hace ya bastante tiempo la muerte crea tener en el salón la libertad de hacer lo que le venga en gana.

Nunca acepté que una clienta llegara tarde, tampoco hice caso a las que venían con urgencias ni tampoco a las que pedían ser atendidas entre turnos. La primera vez que acepté a un huésped, lo hice a pedido de uno de los muchachos que trabajaba conmigo. Ya señalé que antes habíamos dado cobijo a una que otra persona herida por las Bandas de los Matacabros o de asaltantes que merodeaban por la ciudad, pero en esas ocasiones se había tratado sólo de alojamientos temporales. Pasado un tiempo, los heridos solían abandonar el salón por sus propios medios.

Download PDF sample

Rated 4.33 of 5 – based on 15 votes