By Ira N. Levine

Infrequent e-book: fee in USD

Show description

Read or Download Quimica Cuantica - 5 Edicion Spanish PDF

Best literatura y ficcion books

El caballero de Olmedo (Spanish Edition)

El caballero de Olmedo by way of Lope de Vega

Cantos de vida y esperanza Songs of life and hope (Coleccion Clasicos De La Literatura Latinoamericana Carrascalejo De La Jara) (Spanish Edition)

Cantos de vida y esperanzaCantos de vida y esperanza es una de las cumbres de los angeles poesía del siglo XX y el libro que contiene muchos de los poemas más admirados, leídos y estudiados del nicaragüense Rubén Darío. Publicado en 1905, escrito entre París y Madrid, su variada temática nunca olvida los grandes temas: el amor, el tiempo y l. a. muerte.

Cartas, documentos y escrituras de Pedro Calderón de la Barca

Por primera vez desde los angeles muerte de Calderón de los angeles Barca, sale a l. a. luz una lista cronológica de 589 cartas, documentos y escrituras referentes al Fénix de los ingenios y lucero mayor de los angeles poesía española y sus familiares. Con el propósito de poner en orden el fabric archivístico, l. a. obra contiene índices de lugares y nombres para una mejor localización de los documentos.

Additional resources for Quimica Cuantica - 5 Edicion Spanish

Sample text

55 César Vidal El escriba del faraón SEGUNDA PARTE AL SERVICIO DE LA PER-A'A 56 César Vidal El escriba del faraón 1 N o tardé muchos días en abandonar el templo. Ptahmose no puso ninguna objeción a mi marcha. Nufer habló directamente con él, pero, en realidad, ignoro qué le contó. Sólo sé que no me pidió explicaciones ni intentó corroborar conmigo nada de lo que mi maestro hubiera podido referirle. Se limitó a recomendarme que rezara diariamente a la Madre y que nunca olvidara las enseñanzas recibidas.

Cuando Ptahmose apareció en el patio, los dos recaudadores se echaron a sus pies gimoteando y haciendo aspavientos, quejándose e interrumpiéndose entre sí. —Ah, mi señor, mi señor... nos han apedreado, nos han arrojado estiércol, ¿por qué, mi señor, por qué? —Sólo cumplíamos órdenes de nuestro señor. Sólo pedíamos lo estipulado, ni un grano de trigo más. —Yo he perdido mi peluca en la huida. La compré en Tebas a un mercader adinerado. Era excepcional, sin igual, ¿qué les había hecho mi peluca a esos malditos?

Asimismo procuraron asegurarse de que habíamos descansado lo suficiente tras dejar de transportar la imagen de Isis. Seguramente, hubieran deseado encontrar algo que nos descalificara, porque en su cara se reflejó el pesar cuando Tjenuna indicó a Ptahmose que no tenía nada que objetar contra nosotros. Cuando el sacerdote jefe formuló el ofrecimiento de examinarnos a Hekanefer, éste lo rechazó. —Aceptamos el examen de nuestros contrarios, mi señor. Si ellos no tienen objeción que plantear en relación con la salud y capacidad de los mismos, tampoco la tenemos nosotros.

Download PDF sample

Rated 4.90 of 5 – based on 49 votes